lunes, 28 de enero de 2019

Salud emocional






Una persona sana emocionalmente es capaz de sentir irá, dolor y tristeza, con la capacidad de controlar esos sentimientos y abriéndole paso a la felicidad. La salud emocional es una parte importante de la salud en general.

El poder de la salud emocional es saber hacer frente a los problemas en perspectiva controlando los pensamientos, sentimientos y comportamientos. Esto los ayuda a sentirse bien consigo mismos y tener buenas relaciones.

La salud emocional pasa de ser un estado a una habilidad, existen pasos que te ayudan a llegar a un mejor manejo de tus sentimientos, sabiendo diferenciar entre los negativos y positivos y cuales sobresalen de tu posibilidad de manejo o cuando es necesario ayuda de algún médico.

Tener una buena salud emocional te beneficia en tu salud general surgiendo efectos en tu estado mental mayormente optimista y en la reducción del riesgo de enfermedades al corazón, presión arterial más baja y un peso saludable.

Existen un sin fin de manera de mantener una buena salud.

Sé consciente de tus emociones. Identifica que es lo que trae el sentimiento negativo a tu vida. Trata de resolverlo o cambiar esos hábitos.

Expresa tus sentimientos de manera apropiada. No temas dar a conocer cuando algo te molesta. Mantener los sentimientos de ira o tristeza no hace más que sumar tensión en tu interior.

Piensa antes de actuar. ¿Cuántas veces no lo has escuchado? Sin embargo es muy común dejarnos llevar por las emociones. Date el tiempo para pensar, estar tranquilo antes de decir o actuar de manera que podrías lamentar.

Maneja el estrés. Aprende métodos de relajación, existen ejercicios que te ayudan a cambiar la situación que te causa el estrés. La meditación, el ejercicio y la respiración profunda ayudan con el control y expulsión de sentimientos negativos.

Busca el equilibrio. Encuentra tiempo entre el trabajo, la familia, amigos e incluso para ti mismo. Tómate tiempo para realizar las actividades que te gustan, concéntrate en lo positivo de tu vida.

Cuida tu salud física. Como lo comentamos anteriormente la salud emocional va de la mano con la física. Haz ejercicio con regularidad, come saludablemente y duerme suficientemente. Mantén tu cuerpo sano y descansado para ayudar la parte emocional.

Conéctate con otros. Saluda a personas desconocidas, sal en grupos, reúnete para comer. Llénate de conexiones positivas.

Encuentra propósito y significado. Averigua y céntrate en lo que es importante para ti en la vida, invierte tiempo en lo que es significativo para ti.

Mantente positivo. Perdónate a ti mismo en los errores que hayas cometido y perdona a los demás. Concéntrate en las cosas buenas de tu vida.

Pon en práctica los puntos anteriores, día a día sentirás un cambio notable de mejora que te ayudará en tu estilo de vida con impacto en tu salud emocional





No hay comentarios.:

Publicar un comentario