viernes, 17 de abril de 2020




La transformación digital ha supuesto un cambio radical en el modo en el que los empleados perciben la formación. Los alumnos modernos están ávidos de conocimientos y están tomando el poder sobre sus propios programas de formación. Sin embargo, ¿cómo podemos conseguir que se sientan satisfechos?
Experiencia colaborativa, atracción, compromiso, son palabras clave que los departamentos de RRHH tienen o deben tener en sus agendas para desarrollar políticas que permitan ofrecer servicios a los empleados, comparables a los servicios que se prestan a los clientes de sus empresas.

En lo que respecta a la formación corporativa, la transformación digital y la diversidad generacional está afectando a las actividades formativas que las empresas deben ofrecer. Como ejemplo, si atendemos a los tan sumamente mencionados “millenials”, un estudio de Glassdor centrado en este colectivo, reveló que el 42% de ellos estaría dispuesto a dejar la empresa si no sienten que están adquiriendo nuevos conocimientos.